Diario Laboral

Amigos y rivales

Posted on: 5 mayo, 2011

Mucho de nosotros consideramos como a una familia, a la personas que nos rodean y con las que pasamos más de medio día en el trabajo, pero hasta en las mejores familias (como decía: Carmela salinas) existen problemas. Si todos tuviéramos los mismos pensamientos, caracteres y emociones, seguiríamos siendo tan inocentes como Adam y Eva antes de comer la manzana, pero sabemos que no es así.

Las peleas entre miembros del mismo bando muchas veces se dan, puede nacer por diferentes motivos como: opiniones opuestas, criticas no constructivas, hasta por una simple mirada, pueden haberse acumulado en el tiempo o simplemente ser frescas y transitorias. No es difícil para la gente que trabaja en un mismo espacio darse cuenta de quienes se llevan mal y porque, tampoco es difícil que a raíz de esos problemas se gesten “grupos”, “bandos contrarios”, de los que están con “tal” porque les cae mal el “otro”, puede ser que sus motivos tengan sustento, pero, ¿es justo para todos?, no, no lo es.

Las incomodidades son transmitidas rápidamente de persona en persona, afectando también a los que cumplen solo el rol de espectadores por las circunstancias (a veces no adrede). Estos últimos terminan de una manera u otra involucrándose. Según su criterio, resultado de su propio análisis del problema, dictarán su veredicto y determinarán su posición, puede ser evidente o disimulada, no importa cual de las dos sea, lo que importa es que ya la tendrán definida.

El resultado de por si ya es tenso, es seguro que la relación con alguno pueda salir afectada, y todo totalmente gratis, por no saber que son problemas ajenos a nosotros y que no deberían deformar nuestro calidad de compañerismo.

Siempre he tenido la consigna de que la persona más racional, la que controle mejor sus emociones, en resumen: sus impulsos, es la que va a tomar el control, va a sujetar las riendas del caballo y va a actuar con liderazgo para darle solución a un problema de manera responsable. No es nada fácil trabajar en la solución, de eso estoy seguro, toma tiempo entender las fallas de ambas partes, pero lo importante es ser consciente que esto va a representar una madurez mayor por parte de la persona que tome el valor para efectuar los cambios necesarios para mejorar la comunicación, y ayude a cambiar esa batalla campal en la que se a convertido el ambiente laboral que desgasta los lazos equipo.

El verdadero motivo de estas riñas, en general, es la mala exposición y recepción de una opinión o sugerencia, si aprendemos a aceptar opiniones y valorarlas como lo que son: un aporte para el mejoramiento de nuestro trabajo, veremos que podemos hacer las cosas mucho mejor de lo que las hacemos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a Diario Laboral, y recibir notificaciones de nuevos artículos por correo.

Únete a otros 8 seguidores

Archivos

Blogs Perú

A %d blogueros les gusta esto: