Diario Laboral

Mi presidente: Los jefes del siglo pasado

Posted on: 8 abril, 2011

Imagen referencial de internet

 

A unos días para las elecciones presidenciales, aquí en Perú vivimos una incertidumbre por quien será nuestro próximo mandatario. Aquella persona que elijamos para liderarnos al crecimiento y resuelva problemas que seguimos arrastrando a lo largo de diferentes gobiernos. Nosotros tenemos el deber y el derecho a votar para elegir a la persona que nos paresca más adecuada y preparada para ocupar este cargo tan importante, cosa que no pasa en una empresa cuando nos asignan un jefe directo, porque en este caso los encargados de elegirlo o elegirla son los gerentes generales, ellos son los encargados de dejarnos en las manos correctas por el propio bien de la empresa y los trabajadores.

Me jodían; ahora yo jodo
Aunque en estos tiempos, el comportamiento de los jefes en general a cambiado bastante, dejando atrás la comunicación vertical para darle paso a la horizontal, donde diversos casos de éxito respaldan este cambio positivo, todavía existen jefes que actúan como en los tiempos de antaño, a raíz de sus propias experiencias, y con lo que justifican sus métodos: “Si yo he logrado algo a lo largo de mi vida profesional, es por que me jodian y jodian, no me dejaban respirar. Me enseñaron a que sea jodido con mi trabajo. Ahora yo soy de la misma manera para que mi gente aprenda”, quitándole espacio a los colaboradores para que puedan aportar al crecimiento de la empresa y a su propio desarrollo profesional.

Este tipo de jefe tiene una mala o daña relación con sus colaboradores, que se manifiesta cuando ellos están fuera de la oficina, se nota un ambiente distinto, más relajado y de más compañerismo.

Ser Jefe; ser líder
Un jefe puede tener muchas cualidades con respecto a su trabajo, puede ser efectivo, organizado, cumplido y todo lo que queramos, pero si no entiende que es ser un verdadero líder, más allá de ser la persona que da las ordenes, si no sabe como llevar a su equipo a explotar su talento, lo único que consigue es frenar el avance de la empresa y limitar a sus colaboradores.

Un líder debe ser todo lo contrario de un dictador; debe ser demócrata. Dirigir a su equipo en el camino, abriendo paso entre la maleza, señalando el horizonte al cual debemos llegar para lograr nuestros objetivos, sabiendo escuchar y compartir ideas, intercambiando opiniones, cultivando amistad y respeto entre todos, esto es lo mejor que se puede hacer para ganarse la confianza de los trabajadores, por ende, comprometerlos con el desarrollo de la empresa.

Métodos
Pueden existir una infinidad de métodos que puedes usar como jefe para manejar el coche, pero no siempre todos los métodos se ajustan a las necesidades, mejor dicho, a las personas, por eso es necesario profundizar en el tema de conocer a tu gente, para que puedas identificar que formulas puedes usar, y en esta parte hay que pedir opiniones y sugerencias de los propios protagonistas de la película.

Somos nuestro propio jefe
Por último quiero cerrar agregando que nosotros como colaboradores también somos nuestros propios jefes, no podemos dejarnos llevar por lo fácil, ni limitarnos a ser solo operativos; todos pensamos, todos somos creativos en algo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a Diario Laboral, y recibir notificaciones de nuevos artículos por correo.

Únete a otros 8 seguidores

Archivos

Blogs Perú

A %d blogueros les gusta esto: